Mensaje de bienvenida

¡Y sin embargo algunas personas dicen que se aburren!¡ Démosles libros!¡Démosles fábulas que los estimulen!¡Démosles cuentos de hadas! Jostein Gaarder

jueves, 8 de noviembre de 2012

Vanesa de los cardos. Educación infantil y 1er y 2º ciclo

Añadihttp://www.rafaelzapatamojarro.com/index.html?body42.htmlr leyenda
Dña.  Vanesa, una elegante mariposa de bellos colores, acababa de llegar de un largo viaje  desde África; había recorrido mil kilómetros en dos o tres días como quien no quiere la cosa, y no estaba nada cansada. Ella tenía un truco: aprovechaba los vientos que venían del desierto del Sahara y se dejaba llevar por ellos, así no tenía que realizar ningún esfuerzo.
Era primavera y necesitaba un lugar donde poner sus huevos para tener descendencia. Normalmente  utilizaba una  zona  en donde proliferaban los cardos. Allí, sus huevos, primero se convertían en unas oruguitas negras y amarillas, bastante peludas, que se alimentaban de las flores que estas plantas pinchosas daban, después se encerraban en una crisálida y,  más tarde, de cada una de ellas salía una preciosa mariposa, tan bonita, como su madre.
Vanesita, una de las orugas, estaba muy triste porque se encontraba horrorosa. No le gustaba la forma agusanada de su cuerpo ni el color a rayas negras y amarillas; tampoco le gustaba que estuviese cubierto de pelos y, por último, lo que más le desagradaba era no poder volar como su madre.
-¿Cuándo podré volar cómo tú, mamá? Es aburridísimo ir arrastrándome por el suelo mientras que tú vuelas por las alturas. Además… soy tan fea, tengo muchas ganas de parecerme a ti.
-Mira, Vanesita-, le decía su madre con  mucho cariño-, tendrás que tener mucha paciencia; para llegar a mariposa primero hay que  ser  durante una semana, más o menos, una  oruguita  y aunque tú te veas fea, para mí eres la cosa más linda del mundo-, le explicaba su mamá dándole ánimos-, luego te encerrarás en un saquito de dormir colgada de una rama y después de estar allí unos días despertarás una mañana transformada en una linda  mariposa



Vanesita no veía la hora de convertirse en  una Vanesa de los Cardos hecha y derecha, que era como llamaban los demás insectos a su mamá, hasta que un día se hizo  el milagro, el saquito desapareció y pudo desplegar al aire sus preciosas alas de color naranja, moteadas con lunares negros y blancos. ¡Qué guapa se veía! Ya no tenía ningún complejo; revoloteaba por aquí y por allá luciendo palmito y presumiendo delante de otros insectos a los que ella consideraba más feos. No se había dado cuenta  de que cada insecto tiene una  forma diferente porque se tiene que adaptar al medio que le rodea y, ahí, no hay ni guapos ni feos si no  que  son de una manera y no de otra porque siguen las leyes de la Madre Naturaleza
 El día amaneció precioso, el sol no calentaba demasiado y  soplaba una ligera brisa que Vanesita aprovechó para levantar el vuelo y recorrer un espacio muy grande sin tener que esforzarse demasiado. Se detuvo cerca de un gran lago. Se acercó revoloteando y se dio cuenta de que había otra Vanesa de los cardos frente a ella dentro del agua.
-¡Sal de ahí que te vas a ahogar! Exclamó Vanesita, pero la otra mariposa no la hizo caso, parecía que le estaba haciendo burla; todos los movimientos  que hacía ella, los repetía sin parar.
Tan enfadada se puso que echó a volar y volvió con su madre, creyendo que dejaba  a la otra mariposa dentro del agua.
Cuando se lo contó a Dña. Vanesa ella se imaginó lo que había ocurrido y volvieron las dos juntas al lago; tenía que empezar a darle lecciónes a la pequeña.
-Mira, Vanesita, ¿Cuántas mariposas ves ahí dentro?
-Dos, mamá.
-¿Y si yo me aparto de la orilla?
-Solo una, mamá.
-Entonces ¿Qué es lo que crees que ocurre?
-Pues no sé-, la pobre Vanesita era muy guapa pero un poco lenta de reflejos.
-Mira, las dos mariposas que ves ahora  somos nosotras. El agua nos devuelve nuestra imagen cuando nos acercamos al lago.
-Entonces esas alas tan bonitas ¿son mías? ¿Y ese cuerpo tan esbelto también?
-Sí, así eres tú ahora-, contestó su madre.
-Pues entonces, vendré todos los días al lago a mirarme.
-Ni hablar, no sabes lo peligroso que es eso, Vanesita, aquí hay muchos  pájaros, peces, ranas y sapos que estarán encantados de que te acerques para comerte.-
-¿Para comerme? ¡Qué va mamá!  Quién va a querer comerse una cosa tan linda como yo. Los mayores siempre amargando a los jóvenes.
La madre se preocupó al escuchar a su hija.
-Prométeme que no vendrás, prométemelo.
Vanesita hizo un gesto de asentimiento con sus antenas y la madre se quedó satisfecha.
Esa noche la mariposa no dejaba de pensar en lo bonita que se había visto reflejada en el agua; la luna estaba en el cielo iluminándolo todo y ella no pudo resistirse.
-Iré una vez más, solo esta noche. Me fijaré bien cómo soy y mañana  saldré de viaje con mi madre y mis hermanas.
http://ichn.iec.cat/Bages/brolles/Imatges%20grans/cVanessa%20cardui.htm

Vanesita voló hasta el lago;  el cielo estaba cuajado de estrellas y la luna tan brillante que parecía que era de día. Se acercó al agua y estuvo volando por encima como si estuviera interpretando un ballet acuático. No dejaba de mirarse reflejada en ese líquido espejo y de pensar en lo linda que era. Se oía un ruido sordo y seco que ella no conocía; era el croar  de las ranas,  también el chapotear de algunos peces que saltaban fuera del agua para capturar insectos, pero ella inconscientemente creía que el peligro no existía; de repente algo saltó a su lado y la salpicó. Se sobresaltó mucho pero voló más alto y se recuperó pronto del susto, después volvió a interpretar su danza, cada vez más segura de la belleza de sus movimientos y de su cuerpo. De repente, algo  largo y glutinoso salió de un cuerpo viscoso con ojos saltones que se encontraba encima de una roca. No tuvo tiempo de reaccionar, era tarde para levantar el vuelo  y, Vanesita cayó  atrapada dentro del estómago de un sapo horrible, que se relamió con su captura.


Queridos peques, es la primera vez que termino un cuento sin final feliz, pero no hacer caso de los consejos de los mayores trae a veces malas consecuencias.
 Si queréis saber más cosas sobre las mariposas podéis pinchar en este enlace y allí encontrareis cosas muy interesantes

Todas las fotos llevan indicado el link de su autor.

http://www.kidsbutterfly.org/life-cycle/spanish

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bella la narración Conchita, espero que muchos padres también la lean para ensenhar sobre los peligros de la vida a sus hijos y creo que también contar sobre estos peligros sin tapujos y vergüenzas sobre los peligros que encierra la vida, saludos de tu admiradora Milly.

Elizabeth Segoviano dijo...

bueno! me ha sorprendido el final ... pero lleva mucha razón de no ser feliz! hay que escuchar a los mayores!!!!! que saben de lo que hablan, aunque sin final feliz me ha gustado mucho Conchita, un gran mensaje y como siempre excelentemente escrito y narrado :D

Conchita dijo...

No pretendo ser agorera, pero la vida real está llena de finales infelices; hay que enseñar a nuestros niños a saber distinguir en dónde está el peligro. Gracias a Milly y a Eliz por leerme.

Publicar un comentario