Mensaje de bienvenida

¡Y sin embargo algunas personas dicen que se aburren!¡ Démosles libros!¡Démosles fábulas que los estimulen!¡Démosles cuentos de hadas! Jostein Gaarder

domingo, 6 de enero de 2013

Jesús, tu mejor amigo. El último cuento de esta Navidad.

Convento franciscano de Santa Catalina del Monte.




En la homilía de la misa de hoy, un sacerdote franciscano  del precioso convento de Santa Catalina del Monte de Murcia, nos ha contado este cuento como ejemplo de la bondad de Jesús. Me ha gustado tanto que le he pedido permiso para poder subirlo a mi blog y, él, amablemente, me lo ha dado. Nadie sabe quién es el autor; dice que lo ha oído muchas veces pero ha pasado de unos a otros como ejemplo de la ayuda que podemos encontrar en Jesús.




Se dice que, cuando los pastores se alejaron y la quietud volvió, el niño del pesebre levantó la cabeza y miró la puerta entreabierta. Un muchacho joven, tímido, estaba allí, temblando y temeroso.
-Acércate-le dijo Jesús- ¿Por qué tienes miedo?
-No me atrevo…no tengo nada que darte.
-Me gustaría que me dieses un regalo-dijo el recién nacido. (Jesús como era Dios podía hablar)
El pequeño intruso enrojeció de vergüenza y balbuceó:
-De verdad no tengo nada…nada es mío, si tuviera algo, algo mío, te lo daría…mira.
Y buscando en los bolsillos de su pantalón, andrajoso, sacó una hoja de cuchillo herrumbrada que había encontrado.
-Es todo lo que tengo, si la quieres, te la doy…
-No – contestó Jesús- guárdala. Querría que me dieras otra cosa. Me gustaría que me hicieras tres regalos.
-Con gusto- dijo el muchacho- pero… ¿qué?
-Ofréceme el último de tus dibujos.
El chiquillo, cohibido, enrojeció. Se acercó al pesebre y, para impedir que María y José lo oyeran, murmuró al oído del Niño Jesús:
-No puedo…mi dibujo es horrible… ¡nadie quiere mirarlo…!
-Justamente, por eso lo quiero…siempre tienes que ofrecerme lo que los demás rechazan y lo que no les gusta de ti. Además quisiera que me dieras tu plato.
-Pero… ¡lo rompí esta mañana!-tartamudeó el chico.
-Por eso lo quiero…Debes ofrecerme siempre lo que está quebrado en tu vida, yo quiero arreglarlo… Y ahora- insistió Jesús- repíteme la respuesta que le diste a tus padres cuando te preguntaron cómo habías roto el plato.
El rostro del muchacho se ensombreció, bajó la cabeza. Avergonzado, y, tristemente, murmuró:
-les mentí…Dije que se me cayó de las manos, pero no era cierto… ¡estaba enojado y lo tiré con rabia!
-eso es lo que quería oírte decir –dijo Jesús_ Dame lo que hay de malo en tu vida, tus mentiras, tus calumnias, tus cobardías, tus crueldades. Yo voy a descargarte de ellas…No tienes necesidad de guardarlas… Quiero que seas feliz y siempre voy a perdonarte tus faltas. A partir de hoy me gustaría que vinieras todos los días a mi casa.


Ojalá que todos los amigos que tengamos sean como Jesús.


 



San Luis Potosí México
http://www.navidaddigital.com/belenes/de/chuy12rc/ San Luis Potosí Méjico.





4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! Felicidades por tu blog, me parece muy interesante. Por otro lado quería compartir con vosotros unos descuentos muy interesantes que he encontrado en memimo para comprar libros infantiles en Everest Directo de hasta el 80%: http://bit.ly/everest80
Un saludo: Carla

Las historias de Paula dijo...

Hola Conchita, hace mucho que no te vemos por la blogsfera. Te he dejado un regalito en mi blog.
Un besipremio Paula.

Anónimo dijo...

¡es creado por ti original ?
me parece muy bueno si es hecho por ti felicidades gran trabajo

Conchita dijo...

Hola, anónimo. Me gustaría saber tu nombre. este cuento no es mío, es también anónimo. Lee la introducción y verás como explico que lo contó un sacerdote franciscano en una homilía. me gustó tanto que le pedí permiso pasa subirlo.
Un saludo.

Publicar un comentario