Mensaje de bienvenida

¡Y sin embargo algunas personas dicen que se aburren!¡ Démosles libros!¡Démosles fábulas que los estimulen!¡Démosles cuentos de hadas! Jostein Gaarder

viernes, 1 de abril de 2011

Guille y Pablo 1: Los amigos de Guille, infantil y 1er ciclo


Guille y sus amigos.

Guille tiene tres años y muchas mascotas: Nana, una perrita blanca,  Pongo, un hermoso dálmata y Paco, un pato blanco, con unas manchas negras en la cabeza y en las alas. 
 Además de todas sus mascotas, tiene una colección muy grande de  animales de juguete. 
Cuando está en casa de los abuelos, mientras llegan sus papás, su abuela y él eligen cada tarde un cuento distinto, siempre de animales, claro está, y repasan, juntos, todos los nombres de los mismos, desde los más corrientes a los más raros; Guille se los sabe todos. También leen un libro de adivinanzas de cuando su tía  Paloma era pequeña. Hay dos   que se sabe de memoria. Dicen así:
Alto altanero
Gran caballero,
Gorro de grana
Capa dorada
Espuela de acero
-¿Qué es? –le pregunta la abuela.
  Guille, con  ojos  pícaros y  simpática sonrisa, le responde:
-El gallo.
Después, leen otra:
Animal de buen olfato
Cazador dentro de casa
Rincón por rincón repasa
Y lame, si pilla, un plato.
-¿Qué es? Vuelve a preguntar la abuela:
-El gato, contesta muy ufano Guille.
  Ha llegado la primavera y el pato Paco, ha crecido mucho. A veces se pelea con Nana, porque ella es una perra de caza. Un día al volver del mercado, ven a Paco con el ala rota. Los padres de Guille le han curado con mucho cuidado, pero tienen que buscar una solución: algún día, Nana le puede hacer mucho daño. 
-Guille, hemos pensado que ya va siendo hora de llevar a Paco con sus amigos. No querrás que viva solo sin familia  -le dice su mamá.
Guille se queda pensativo: sabe que sus padres tienen razón.
-Vamos a llevarlo a un sitio en donde hay muchos patos y patas. Así, cuando sea mayor, podrá tener hijitos y compañía.
Al día siguiente lo llevan al estanque. Lo cogen con mucho cuidado y lo meten en una caja para que no se dañe durante el trayecto.
Cuando llegan al parque, lo sacan y lo ponen sobre el césped que rodea el estanque. Llega el momento de dejarlo con sus amigos
Paco, en cuanto ve el agua, sale corriendo con mucha gracia, moviendo la cola de derecha a izquierda y se zambulle en el agua enseguida.
-¡Adiós Paco! -dice Guille-. Papá, Paco no se ha despedido de mí.
-Sí que lo ha hecho, ¿no has visto cómo movía la cola para los lados diciendo adiós? Los patos  se despiden de esa manera.
  Guille está feliz, desde dónde está ve a su amigo deslizarse por el estanque  como si lo hubiera hecho durante toda la vida. Esta noche, Guille se ha acostado pensando en él. 
-Mamá, ¿Paco tendrá miedo  de noche?
-No, no lo creo, los patos viven en el agua. Seguro que duerme mejor que nunca. Dame un beso y sueña con los angelitos.
Guille se duerme, pero no sueña con los angelitos como le ha dicho su madre, sino con el gran estanque del parque y con Paco. En su sueño, lleva un flotador amarillo y Guille se baña con Paco y sus amigos. 




La ilustración es de mi nieto Guillermo.

2 comentarios:

Conchita dijo...

El segundo cuento de abril es el primero de una colección llamada Guille y Pablo. Poco a poco la iré contando.

Lucy dijo...

Enhorabuena, Conchita! Qué bonito está todo por aquí!

Publicar un comentario