Mensaje de bienvenida

¡Y sin embargo algunas personas dicen que se aburren!¡ Démosles libros!¡Démosles fábulas que los estimulen!¡Démosles cuentos de hadas! Jostein Gaarder

viernes, 15 de abril de 2011

Pepa y Pepe, Infantil,1er y 2º ciclo.

Guille y Pablo llevaron a casa dos huevos de gusanos de seda; eran como dos puntas de alfiler de color marrón oscuro. Se los habían regalado en el colegio y, ellos, los cogieron con mucho cuidado para no perderlos por el camino. Nada más llegar, los pusieron sobre un pañuelo blanco, dentro de una caja de zapatos y esperaron a que nacieran. Los miraban todos los días antes de irse a clase para ver si habían salido los gusanos, hasta que una mañana:

-¡Mamá, ya han nacido! -grito Guille-. Hay que buscar hojas de morera.

Los niños tenían en el jardín un árbol de moras. De sus ramas cogieron unas hojas muy verdes y brillantes, para que comieran tres veces al día. Pepa y Pepe, que así se llamaban los gusanitos, crecían muy rápido. Después de comer, les gustaba esconderse entre las hojas para descansar, por eso, cuando Guille y Pablo venían a verlos, no los encontraban. Iban levantando una a una las hojas de morera, pero no los veían:

-No están aquí ni aquí ni tampoco aquí. ¿Se habrán escapado?

Por fin, debajo de la tercera o cuarta hoja que levantaban, aparecían los dos gusanos:

-¡Qué bromistas son!-decía Pablo.

Pepa y Pepe se pusieron tan gordos como los dedos de la mano de Guille. Un día al volver del colegio, como de costumbre, los niños miraron la caja, levantaron todas las hojas de morera y no los encontraron. En su lugar vieron dos ovillos pequeños de hilo: uno de color rosa y otro amarillo. Fueron corriendo asustados a buscar a su mamá:

-Mamá, esta vez sí que se han escapado de verdad. No hay nada en la caja; solo dos bolas pegadas al cartón, que parecen dos bobinas de las que tú tienes para coser.

-A ver- dijo la madre-. ¡Claro! Sí que están, pero se han metido dentro de sus capullos. Tienen que hacerse una casita de hilos de seda y, ahí dentro, se quedarán dormidos, hasta que se conviertan en mariposas. Cuando estén preparadas, saldrán del capullo. ¡Ya lo veréis! Pero, antes, vamos a despegarlos del cartón y los colocaremos encima de otro pañuelo limpio, para que cuando pongan los huevos se vean bien.

-¿Es que las mariposas ponen huevos? Yo me creía que los ponían los gusanos -comentó Pablo.

Guille y Pablo, todas las mañanas, se asomaban a su caja de zapatos para ver, si las dos bolitas de seda habían sufrido algún cambio. Un día, observaron que los capullos se estaban moviendo. Por un agujerito muy pequeño aparecieron unas patitas negras que, poco a poco, lo fueron haciendo más grande, hasta que con un gran esfuerzo, como si se estuvieran quitando un saco de dormir muy apretado, salieron Pepa y Pepe convertidos en dos mariposas blancas un poco peludas.

-Mamá, ya han salido las mariposas. ¡Qué feas son!-dijeron los niños.

-No son ni feas ni bonitas: son así, porque así tienen que ser, la naturaleza es muy sabia.

De vez en cuando, los niños se acercaban a la caja y las oían revolotear, parecía que estaban bailando. A los pocos días, una de ellas puso un montón de huevos y los chicos se alegraron mucho.

-El año que viene se repetirá la historia- les dijo su madre.

-Mamá, parece magia ¿verdad? -dijo Pablo sorprendido ante la transformación que habían sufrido los gusanos.

-Sí hijo, en la naturaleza todo es mágico y, a la vez, normal; ya lo entenderéis cuando seáis mayores.

Los niños se miraron sorprendidos ante la explicación de su madre; de verdad tendrían que esperar un poco más para comprenderlo mejor.



Ilustración: Otra vez vuelve a ser Guille el que me adorne el cuento y, de verdad, que el niño que ha dibujado es igualito a Pablo.

2 comentarios:

Jose Miguel dijo...

Me parece que te has sacado de la chistera un cuento que podría haber sido el mío también, y puede que el de la mayoría de los que ahora somos adultos, o jovenzuelos.

ENHORABUENA!! con tus relatos planteas una vida que marcha como la "seda".

Besitos.

gemi dijo...

Qué maravilla!!!! es un cuento precioso, como todos los que de momento he visto. Eres una artista, ya me tienes de seguidora y te enlazaré desde mi blog. Un abrazo y espero me recomiendes más cuentos para los peques.

Publicar un comentario en la entrada