Mensaje de bienvenida

¡Y sin embargo algunas personas dicen que se aburren!¡ Démosles libros!¡Démosles fábulas que los estimulen!¡Démosles cuentos de hadas! Jostein Gaarder

viernes, 1 de abril de 2011

El caracol pianista Infantil,1er.ciclo y 2º ciclo


Lucía se levantó temprano como todos los días para realizar sus ejercicios de piano.¡Ni ahora en vacaciones, podía verse libre de Bela Bartok! Tenía que practicar, antes de bajar a nadar a la piscina; le había prometido a sus padres que lo haría y, ella, siempre cumplía sus promesas. Cuando puso sus dedos sobre las teclas, notó algo húmedo y pegajoso.

-¡Qué asco! Tía ven, hay algo mojado encima del teclado.

El día anterior había olvidado bajar la tapa; sabía que debía cerrarlo siempre para evitar el polvo, pero estaba muy cansada y no lo hizo. María que estaba en la cocina, ante los gritos de la niña, dejó lo que estaba haciendo y fue corriendo hacia el salón.

-¡Qué exagerada eres! Baja la cabeza y mira de lado las teclas ¿Qué ves?

La niña colocó su cabeza apoyada sobre el piano y vio unas líneas brillantes que parecían hechas con rotulador.

-Son rastros de un caracol. Ha pasado por encima de las teclas; no creo que sea para chillar tanto. Si lo hubieses cerrado, no se hubiera manchado-le reprendió su tía .

Después de limpiarlo, Lucía empezó a calentar los dedos. Antes de interpretar la melodía tenía que hacer unas cuantas escalas. Una de las veces, levantó los ojos y, justo, entre las fotografías de su abuela y su hermano Marcos, que estaban colocadas encima del piano, se encontró con el pequeño animalito que había dejado el surco de baba. Se notaba que estaba a gusto, relajado, con los cuernos muy estirados, mirando y escuchando como si estuviese asistiendo a un concierto. La niña, asombrada, se dirigió a él:

-Parece que te gusta la música ¿Eh amiguito?

Entonces, Lucía quiso comprobar si de verdad la estaba escuchando o se había subido al piano por casualidad. Empezó a tocar un vals y, después, cambió el ritmo y pasó a una polka; los cuernecillos del caracol se movieron al mismo compás que ella marcó con su música. ¡Estaba siguiendo la melodía! De repente, el caracol empezó a bajar, deslizándose por la pared del instrumento hasta que llegó al teclado y, suavemente, se subió encima de uno de sus dedos. ¡Era tan pequeño!

-¡Es estupendo! Quieres tocar conmigo ¿Verdad? El caracol se pegó fuertemente a la mano de Lucía y, con ella, se movió tan rápido como nunca había podido soñar. Había tocado el piano con la niña que veía todos los días desde el jardín. La mamá caracol, desde la ventana, le miraba con cara de susto.

-Ves mamá -dijo Caracolín muy divertido-, como no ha pasado nada. He sido pianista durante un rato. Hoy he cumplido mi sueño.

-Este hijo mío un día se va a meter en un problema gordo.

Después, ante la cara pasmada de su madre, Caracolín disfrutó como nunca moviéndose al compás de un pasodoble que Lucía interpretó para él.



Ilustración: Como podéis ver, mi nieto Guille me ha hecho otro precioso dibujo para ilustrar este cuento. A veces, abuso un poco de él, pero como le gusta tanto dibujar, nunca protesta.Seguro que lo encontráis muy bonito.

6 comentarios:

Conchita dijo...

Este cuento es muy cortito, pero me vino a la cabeza un día que estaba limpiando el piano y encima de él encontré un caracol muy pequeño. En ese momento dije:
¡Hombre, el caracol pianista! y de ahí salió enta mini historia.Espero que os guste.

Anónimo dijo...

Este libro me ha hecho mucha gracia por el caracol y el dibujo.

Anónimo dijo...

Este libro me ha parecido genial porque lleva un caracol una madre caracol y una niña que toca el piano

Javier Tornel Manzanares

Marissa dijo...

Muy bonito Conchita...yo tengo un Cangrejo violinista y el Caracol Babacol,jaja Es divertido inventar para los niños ¿verdad?
Un abrazo.
Marisa Alonso

Anónimo dijo...

LA IMAGINACION NO TIENE LIMITES Y MENOS PARA UN NIÑO....AYUDARLOS A "VOLAR" LOS HACE CRECER EN LIBERTAD DE PENSAMIENTOS Y DESDE PEQUEÑOS DEBEMOS INCULCARLES QUE LA VIDA ES UN SUEÑO QUE SE HACE REALIDAD SI LE DAMOS IMAGINACION Y ALEGRIA A NUESTROS DIAS. HERMOSO ...........ME ENCANTO.MIL GRACIAS

Conchita dijo...

Acabo de llegar de viaje y me he encontrado con tu precioso comentario. Es cierto que los cuentos nos ayudan a volar y con ello a disfrutar un poco. Me gustaría saber quién eres. Si vuelves a entrar en mi blog, por favor pon tu nombre si no te importa.
Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada